¿Qué es una comunidad energética?

30 DE SEPTIEMBRE DE 2022

Las comunidades energéticas son organizaciones donde los miembros que las componen se implican de manera directa tanto en la planificación y aplicación de medidas a tomar para la constitución de energías renovables, como en todos los procesos de energía eléctrica, térmica o biogás; además de poner en marcha decisiones de eficiencia energética o de movilidad sostenible.

Gracias a esto, se convierten en un colectivo más independiente, ya que no dependen de otras energías y se fomenta su autonomía. Este tipo de asociaciones promueven el ahorro energético y contribuyen al desarrollo de la independencia energética, cumpliendo así, con los objetivos energéticos y medioambientales fijados para reducir el impacto de la sociedad en el medio ambiente.

Su importancia y protagonismo irá poco a poco en aumento, sobre todo, en las comunidades de vecinos, barrios o polígonos industriales que busquen una “alianza” entre los integrantes, para conseguir beneficios, principalmente energéticos. De ahí, derivarán otra serie de ventajas medioambientales, económicas o sociales de las que disfrutarán los miembros que conforman dicha comunidad o localidad.

 ¿Cuál es el escenario actual para que se creen estas comunidades energéticas?

Partiendo de que casi el 70% de la población en España vive en situación de dependencia energética y teniendo en cuenta los objetivos fijados para 2030, somos conscientes de que aún queda un largo camino por recorrer. De ahí que se creen estas comunidades energéticas, con las que fomentar esa transición energética.

Estas comunidades utilizan las denominadas “tecnologías limpias“, es decir, herramientas que gracias a su capacidad de producir electricidad sin utilizar combustibles fósiles, dejan de ser contaminantes. Es decir, contribuyen en gran medida a la disminución de emisiones, haciendo que el impacto del cambio climático sea menor.

¿Qué beneficios tienen?

Principalmente, poder disfrutar de un acceso justo y sencillo a los recursos locales de energías renovables u otros servicios energéticos y de movilidad. Con estas comunidades energéticas se consigue que los usuarios puedan tomar el control y tengan una mayor responsabilidad para la auto provisión de sus necesidades energéticas.

Gracias a esta iniciativa, se va creando una conciencia y un conocimiento acerca de las energías renovables, además de una oportunidad para la población de crear y mantener ingresos en la comunidad local. No podemos olvidar que gran parte de los beneficios ambientales y sociales, donde se aprecian mayormente, es en la creación de nuevas oportunidades de empleo.

Entre estos beneficios, destacan los de carácter socio-económico, como los siguientes:

  • Si se crean diferentes sistemas de gestión de la demanda de energías renovables, la demanda de éstas, aumenta.
  • Nacen nuevos empleos y se fomenta el emprendimiento de nuevos negocios locales ya estén relacionados directamente o no con el sector de energías renovables.
  • Aparecen nuevas oportunidades de inversión a nivel local, incrementando el valor de la comunidad.
  • Se aprecia una gran mejoría en la calidad de vida de las personas.
  • Existe una mayor cohesión social.

 ¿Cuál es el problema de las comunidades energéticas?

Frente a las ventajas que ofrecen las comunidades energéticas, actualmente se generan una serie de barreras que frenan el desarrollo de este nuevo modelo energético. Las principales son:

  • Debe existir un cambio en el reglamento o disminución de los incentivos.
  • La falta del marco normativo o que éste no esté suficientemente desarrollado.
  • Una gran contrariedad a la hora de efectuar los procesos administrativos.
  • Una gran dificultad de acceso a la financiación, ya sea por falta de confianza de los inversores, un alto riesgo real o por la percepción que tenga el inversor.
  • La propia falta de interés por parte de la ciudadanía, por poco tiempo de dedicación o por escasa motivación.
  • La complejidad para acceder a un conocimiento especializado.

¿Por qué se ofrecen ayudas para estas instalaciones?

Se busca cumplir con los objetivos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, en cuanto al despliegue e integración de las energías renovables, así como el almacenamiento con fuentes de energías limpias, ayudando a la descarbonización dentro de varios sectores.

¿Qué tipos de ayudas y subvenciones hay relativas a este tema?

– Programa de incentivos 1: instalaciones de autoconsumo en el sector servicios.
– Programa de incentivos 2: instalaciones de autoconsumo en otros sectores productivos.
– Programa de incentivos 3: incorporación de almacenamiento en instalaciones de autoconsumo en el sector servicios y otros sectores productivos.
– Programa de incentivos 4:instalaciones de autoconsumo en administraciones públicas, zonas urbanas y el sector terciario.
– Programa de incentivos 5: incorporación de almacenamiento en instalaciones de autoconsumo en el sector residencial, las administraciones públicas y el tercer sector.

¿Cómo se solicitan?

Las ayudas y subvenciones podrán solicitarse hasta el 31 de diciembre de 2023. Las solicitudes de ayuda correspondientes serán establecidas por las comunidades autónomas y podrán cursarse a partir del momento y en la forma que éstas establezcan.

Para cualquier duda o aclaración, tanto la ciudadanía, como cualquier empresa u organismo público, puede dirigir sus consultas al Servicio de Información de la Ciudadanía en Eficiencia Energética y Energías Renovables.

Para cualquier cuestión relacionada con este tema, ponte en contacto con nuestro Equipo de Expertos, que estarán encantados de ofrecerte ayuda.
Además, con nuestro Portal de Ayudas, no te faltará la ayuda en cualquier otra cuestión relacionada con otras ayudas y subvenciones.